Publicidad

jueves, agosto 07, 2014

UNA VEZ MÁS, CENTAUROS DEL DESIERTO

Por esas cosas del verano, y tal vez de la crisis, se emitía ayer en prime time Centauros del Desierto, la célebre película de John Huston. Una de las que ha sido considerada una de las mejores películas de la historia del cine y volviendo a verla esa opinión sigue firme.

Un hombre que vuelve de la Guerra de Secesión, donde ha ganado varias medallas, pero donde ha perdido. Ese hombre que ama a la mujer de su hermano, pero con quien intuimos que hubo una antigua historia de amor que no salió bien y que conlleva la mala relación entre hermanos.

Ese hombre, sale en busca de una partida de ladrones que en realidad es grupo de indios renegados que acaba por atacar la casa de su familia, matar a su familia y secuestrar a la pequeña Debbie.

Una historia de violencia, venganza, odio, rencor, muerte y frustración que tiene tintes cómicos por momentos e incluso amorosos. La historia también del paso de la edad adulta de Martin, el mestizo que acompaña y en ocasiones es maltratado por el ex soldado confederado.

Con todo eso y con la gran actuación de John Wayne, Huston compone una historia que siempre está vigente, que habla de las causas de la violencia, de la frustración, del racismo y la intolerancia. Una historia que ha sido capaz de trascender el género del western y llegar simplemente a ser una historia magistralmente contada.

Una historia que cuenta desde hace unos meses con la edición de la novela original en la que se inspiró Huston para elaborar el guión. La editorial Valdemar, con su gran labor, lanzó al mercado una serie sobre el western y Centauros del Desiertos fue uno de los primeros títulos.

Una historia de todos los tiempos que también puede disfrutarse durante el verano, en cualquiera de sus versiones.


2 comentarios:

Félix Chacón dijo...

Gran película. La única cagada: el título de la versión en español. No sé de dónde sacaron lo de Centauros del Desierto si la película se llama The Searchers.

Rubén Bravo dijo...

Efectivamente, pero incluso el libro que ha publicado Valdemar se llama Centauros del Desierto, porque gusta más que Los buscadores. Con este título los traductores se pusieron poéticos.