Publicidad

viernes, abril 17, 2015

7 SUGERENCIAS DE FIN DE SEMANA CAMBIANTES COMO EL TIEMPO DE ABRIL

1. Echarle un ojo al Creatura de Abril que ya está disponible en issuu http://issuu.com/fanzinecreatura/docs/creatura_abril_2015/1

2. Asaltar la biblioteca de tu zona y disfrutarlo tranquilamente en casa mientras fuera llueve, hace sol o atacan las alergias.

3. Ir al teatro Rojas, el viernes o el sábado para ver La puta enamorada, una de las candidatas a los premios Max de este año.

4. Jugar el fin de semana en Generación X de la calle Puebla. Porque no sólo de cómics vive el hombre.

5. Ir al concierto de Albert Pla en el círculo del Arte de Toledo el sábado.

6. Ver el arte en el salón de té Shiva. Una exposición de clásicos modernizados, Retrospecter, adorna sus paredes y puedes llevártelos a casa por un buen precio.

7. Tomar las cañas en el Casino. Porque no sólo la noche está hecha para salir, beber y el rollo de siempre.


martes, abril 14, 2015

CREATURA 111. ABRIL 2015



Una entrevista a Nija Lucifer. Otra a Gabriel Oca Fidalgo. Una agenda cultural con varios planes. Mucha diversión. Y un montón de artículos para que pases el rato mientras tomas algo o estás en la cama. Pronto estará en papel en los establecimientos habituales. Mientras tanto, aquí tienes el Creatura de Abril, tan potente como siempre.

domingo, abril 12, 2015

A FAVOR Y EN CONTRA: EL LIBRO DEL CEMENTERIO (VERSIÓN ĆOMIC)


A favor:

1. Porque cuenta una historia divertida.

2. Porque mezcla fantasmas, vampiros, duendes, sectas y seres mágicos con un niño simple y puro.

3. Porque es literatura de aventuras de la de siempre.

4. Por lo bien que hace P. Craig Russell las adaptaciones de Gaiman.

5. Porque sin haberlo pretendido Gaiman escribió un cómic. Y un gran cómic.

6. Por Nad.

7. Porque puede gustarle a gente de 8 a 80.

8. Porque mezcla estilos de dibujo y hace con ello un gran cómic, diferente siempre y siempre con continuidad.

9. Por la señorita Lupescu.

10. Porque siempre espera una nueva aventura.

11. Porque puede animar a muchos a leer la novela de Gaiman. O cualquier otra novela de Gaiman.

En contra:

1. Que esté en dos tomos.


sábado, abril 11, 2015

LA EXPOSICIÓN DE MINGOTE Y EL QUIJOTE


De entre las muchas facetas que encontramos en el trabajo de Antonio Mingote, la de historietista es sólo una más, la más conocida sin duda, pero sólo una más. Durante su vida Mingote fue actor, militar, escritor, pintor e ilustrador, por citar sólo alguna de las más conocidas.

Miembro de la Real Academia de la Lengua, Mingote, emparentado con los humoristas que habían sacado adelante la más ambiciosa muestra de humor en España, La Codorniz, tuvo una gran fascinación por El Quijote, lo que le llevó a publicar una versión ilustrada de la obra que se conoce como El Quijote de Mingote.

En este año que se rinde tributo a cualquier manifestación relacionada con el libro de Cervantes, muchas de esas ilustraciones se han reunido en una exposición en Alcalá de Henares. En ella podremos recorrer la novela cervantina en más de doscientas ilustraciones.

La obra ya había ilustrada con profusión cuando Mingote llega a ella. Famosísimas ilustraciones la acompañan o la muestran, desde Doré hasta Dalí. Pero la de Mingote tiene una especial vinculación con la obra cervantina, pues es la obra de un humorista. El Quijote, resumido y reducido a su mínima expresión, es un libro humorístico, pero casi todas las ilustraciones que lo acompañaban eran duras, frías, tristes, mostrando más el lado desolador y real del personaje que el humorístico.

Las ilustraciones de Mingote, con su habitual trazo y su colorido, muestran a un Quijote más cómico, más cercano a Cervantes, más amable y también algo más humano pese a su forma de personaje de viñeta.

La exposición, en el Antiguo Hospital de Santa María la Rica, estará abierta hasta el 31 de Mayo. El Quijote de Mingote aún está disponible. Al igual que toda su obra, en la que podemos encontrar, como en casi todo el humor, un algo cervantino, una mirada entre real y fantástica, loca y cuerda, humana y tierna. 


viernes, abril 10, 2015

7 SUGERENCIAS PARA EL FIN DE SEMANA Y 1 PARA EL LUNES


1. Esperar con paciencia el Cretaura de Abril. Estamos trabajando en ello.

2. Reflexionar sobre por qué Abril es el más cruel, ¿tendrá razón T.S Eliot?

3. Escribir tu relato para presentarte al I Certamen de Relatos Breves de la Biblioteca de Illescas.

4. Pasarte por Generación X de la calle Puebla y hacerte con algo de Abdel, porque sus autores, Paco Vílchez y Chechu Ramírez, estarán firmando el lunes desde las 19.

5. Ver el Tenorio que Blanca Portillo ha desmontado y montado el sábado en el Teatro Rojas de Toledo.

6. Hacerte un hueco en el salón de té Shiva y pasar allí una noche entera. Se pasa volando.

7. Tomarte las cañas en el Casino, porque no sólo abre de noche. 



jueves, abril 09, 2015

UNA PROFESIÓN DE RIESGO: LOS ESCRITORES SUICIDAS

Hablar de literatura, escribir, estudiar o explicar literatura es hablar de bichos raros, de tipos extraños, narcisistas, ególatras, confusos, fantasiosos, malencarados o incluso peores. Contar la historia de la literatura siempre tiene algo de anecdotario, de acabar buceando, aun sin querer, en lo más anecdótico de la vida de la gente.

En ese catálogo de rarezas que es el estudio de la literatura, la historia de la literatura en general, hay un gran número de suicidas. No puede dejar de provocar una sonrisa esa repetición del final en aquellos que se acercan de manera un poco tangencial a la literatura. En las aulas de los institutos hasta los menos atentos aciertan en decir cómo murieron la mayoría de los autores: se suicidaron.

Desde el romanticismo en adelante esa muerte se repite con sus variantes en múltiples ocasiones: arrojándose a ríos, con una pistola, envenenados, con la cabeza en el horno, con un abrecartas, con el coche en marcha mientras el gas adormece lentamente, lanzándose desde las alturas...

Esa vinculación entre suicidio y escritura la ha querido analizar José Antonio Pérez Rojo, psiquiatra, en un libro que es más una curiosa historia de la literatura: un catálogo de ilustres muertes por la propia mano. En ese análisis Pérez Rojo afirma que sin duda ser escritor es una profesión de riesgo, pues la posibilidad de suicidarse es mucho mayor que en otras profesiones como la de albañil o banquero.

Los escritores suicidas bucea en las vidas de los autores, en la historia de la literatura (en la que en muchos casos el suicidio ha sido una moda) y también en las patologías que condujeron al suicidio a muchos de los practicantes de la escritura. Otra forma de ver la historia de la literatura, mucho más peligrosa.


miércoles, abril 08, 2015

VALLE-INCLÁN EN EL ESPEJO DEFORMANTE


Las biografías de muchas personas están tergiversadas por sus propias palabras, escondiendo sus hechos, transformándolos, ocultando sus errores, magnificando sus aciertos. Eso se hace a veces de manera inconsciente, porque los hechos se perciben como vergonzosos, como necesarios de ocultación, porque no es necesario saber o contar. Otras veces se hace de manera consciente, creando un personaje diferente, un personaje que sirva a los fines para los que se creó.

En la última biografía de Valle-Inclán se da esa teoría sobre la vida del autor gallego. En La Espada y La Palabra. Vida de Valle-Inclán, Manuel Alberca nos habla de un hombre que creó un personaje, de un hombre que se ponía en el foco, que exponía lo que quería y ocultaba muchas otras cosas, que ha pasado a la posteridad como uno siendo otro.

No es sólo arrojar luz sobre la vida de un hombre y un nombre mítico en la literatura española, sino sobre todo desmontar el proceso que le llevó a crear ese personaje de sí mismo. La pérdida de su brazo en una trifulca durante una tertulia es ofrecida como hecho desencadenante. A partir de ahí su vida sufre una transformación planeada por él mismo.

De Vallé-Inclán conocemos muchos hechos comunes, muchos tópicos levantados por él mismo. Como otros autores de una época histórica convulsa, Valle sufrió cambios, variaciones, mudanza de opiniones. O es pensamos. Porque puede ser que sólo fuera todo un cuento contado por el autor.

Alberca dice que siempre fue conservador, que nunca fue comunista, que alabó a Mussolini, que planeó y trabajó una red de amistades y de influencias que le ayudó a subir y que además le consiguió algún trabajo. Una imagen que contrasta con la que él mismo publicitó de sí.

Una imagen que se vuelve cómica y tópica y castiza, una imagen distorsionada de un hombre que fue distinto a todo lo que hemos leído o sabido de él, un hombre que se escondió detrás de los espejos deformantes que él mismo nos ofreció. Una imagen que ahora se puede redescubrir.