Publicidad

lunes, septiembre 01, 2014

SALAMANDRA BLACK, UN SELLO DE NOVELA NEGRA


La novela negra lleva varios años de moda. Desde la irrupción de los nórdicos en el género, con el gran éxito editorial de la saga Millenium por encima de todos, la novela negra vive una época de continuos estrenos, autores y sobre todo, de muchos lectores que buscan novelas de crímenes, misterios y detectives.

Tomando como fuentes a grandes clásicos como Hammet o Chandler, y olvidando a otros que fueron grandes, pero que son, hoy en día, tomados menos en serio, como Simenon o Ellery Queen, y mirando hacia autores que tuvieron algo de marginal como Jim Thompson, la novela negra fue tomando altura y es hoy uno de los géneros punteros en ventas.

Esto ha motivado que grandes editoriales hayan decidido crear colecciones o sellos paralelos centrados en el género. Salamandra Black es el último que ha nacido, con la esperanza de hacerse un hueco en un mercado muy competitivo.

Para su estreno la firma ha lanzado Galvestone, obra del guionista y creador de True Detective, Nic Pizzolatto. Esa mezcla de crímenes, con búsqueda personal, reflexión sobre el mundo y violencia, que caracterizaba la obra, la encontraremos también en la novela, ambientada en localizaciones parecidas a las de la serie, Louisiana y Texas.

Para más adelante se anuncian obras de Lehane, autor de Mystic River y guinista de algunos capítulos de The Wire y de A.S.A Harrison, autora canadiense que ha sido una de las últimas superventas del género.

Un sello que nace con ganas de ofrecer una visión moderna de la novela negra y que se aleja, por ahora, de la ambientación nórdica que tanto éxito y tantas ediciones está teniendo últimamente.


domingo, agosto 31, 2014

LA MÚSICA, EL GRAN ARTE DEL ROMANTICISMO

Cada tiempo tiene un predominio artístico que va por encima de los demás, o que al menos, destaca por las enormes figuras que lo manejan y las obras de mérito que produce. En el romanticismo, no es la literatura el arte que predomina. No es el más pujante. Ni es el que produce mejores obras. De hecho el romanticismo literario, no sólo en España, es en calidad y en cantidad una zona menor de la literatura.

Sin embargo, hay una disciplina artística que prospera y llega a sus cimas durante la época: la música clásica. En apenas unos años se suceden los grandes compositores que además producen en esa época las grandes obras.

Al hablar de música clásica, las fechas se confunden. Llegamos incluso a mezclar a Schonberg con Wagner, porque en la etiqueta clásica no se entiende de años, sino de un tipo de música que está separada de la popular, un tipo de música que parece parada, casi muerta, al no nombrarse nuevos autores, nuevas obras.

Evidentemente esto no es cierto. Se sigue produciendo música clásica. Sigue habiendo autores que crean nuevas obras. Esto, que ahora no tiene publicidad, era absolutamente novedoso y exitoso durante el romanticismo. Lizst, Mendelsshon, Chopin, Berlioz, Schumann, pero también Beethoven, Tchayckovsky o Rimski-Korsakov se juntan en unos pocos años.

Y si hay un género que evoluciona por encima de todos durante el romanticismo, ese es la ópera. Conviven dos autores enormes, Verdi y Wagner. Creadores de la ópera por excelencia, ambos aunan obras de una música excepcional con una idea del espectáculo y la teatralidad que dará las cimas del género.

Por encima de toda la producción literaria, pictorica y de cualquier otro arte, la música romántica emerge en la historia del arte como todo un corpus artístico que puede no acabarse nunca. Sólo la ópera, que acabará por constituirse en un arte total, mezcla de música, teatro y artes estéticas.


sábado, agosto 30, 2014

DONDE ESTÁ THOMAS MANN


Exiliado en Estados Unidos, Thomas Mann dijo, probablemente con una mezcla de vanidad y soberbia, ante las acusaciones de que los nazis estaban destrozando Alemania: Donde esté yo, está Alemania.

Aparte del gran concepto de sí mismo que tenía el autor alemán, la frase viene a reflejar otra cosa, el alma de un país está no en sus gobernantes ni en sus políticos, ni, en muchas ocasiones, en la historia de las cosas que le han sucedido a ese pueblo.

El alma de ese pueblo, la verdadera raíz y lo auténtico, lo que hace que ese pueblo, que ese lugar sea así, está en su lengua, en su cultura y en la gente que se encarga de que esa lengua y esa cultura prosperen y sean mejores.

La política exterior norteamericana, dice un amigo, me repugnará siempre, pero lo que me hace admirar aquel lugar es su cultura, su capacidad para generar novelas, películas o series. Y tanto como su cultura su contracultura.

Un ejemplo más de que lo hacen los que gobiernan tiene sólo una importancia relativa. Nos limita y nos afecta sólo en el ahora. La cultura, la lengua, la ficción de un país va más allá del ahora, se traslada hacia el futuro para hacer que ese lugar tenga grandeza o miseria, tenga una historia que contar o deje que sean los demás, que sean los acontecimientos y los documentos oficiales los que cuenten esa historia.

La España en crisis del 98 no es recordada por sus ineptos políticos o por su clase social abigarrada y retrógrada. Es recordada por Baroja, Unamuno, Machado y Azorín. Por aquellos que escribieron en sus ficciones la historia de su tiempo de una forma más indeleble que todo lo demás, que todas esas crisis sociales y económicas, que todos los malos gobiernos y gobernantes que les tocó soportar.

En la España en crisis de hoy serán una nota a píe de página los presidentes autonómicos y sus gregarios, los ministros de Hacienda o Cultura o Educación. El daño que hagan ahora se olvidará. La historia que cuenten los escritores, los pintores, los directores de cine, será la que guarde el futuro.

La molestia de hoy será olvido mañana. Sólo hay que esperar. Y poder estar vivo mientras se espera.



viernes, agosto 29, 2014

11 SUGERENCIAS PARA QUE NO PARE LA FIESTA (ii)


1. Buscar y recoger tu fanzine, seguimos repartiendo.

2. Apurar tus últimos minutos de vacaciones, son pocos, pero sientan bien.

3. Esta noche comienzan las fiestas de Illescas, y como viernes de fiestas, en el Carambola la lían gorda con El Circo.

4. Mientras se recuperan de las fiestas de Esquivias y se preparan para futuras experiencias, en el Play te siguen atentiendo con la mejor sonrisa y el mejor ambiente.

5. En Las Cadenas puedes huir del calor y del ruido y permanecer como si no pasara nada a tu alrededor.

6. Este viernes en el recinto ferial de Illescas actúan un buen montón de bandas locales. Pásate por allí para conocer el talento de la zona.

7. El lunes comienza el mundo otra vez. Escóndete de él este fin de semana. Tú sabrás bien dónde.

8. En el Casino te esperan en septiembre.

9. Generación X de la calle Puebla tienen los fines de semana muy ocupados. ¿En qué? Compruébalo tú mismo.

10. Ya sabes que en fiestas estás más rato por ahí, y hay menos sitios donde encontrar lo que te dan en el Pirri. Cómpralo allí antes.

11. En el salón de té shiva te refrescan las fiestas. Te dejan a punto para que puedas volver a darlo todo.



jueves, agosto 28, 2014

CUMBRES BORRASCOSAS, ESE ROMANTICISMO DESAGRADABLE


Tras treinta y cinco años de silencio, Kate Bush volvía esta semana a los escenarios londinenses. Bush fue muy conocida por un hit muy escuchado durante los 80 y que fue incluso utilizado para algunas promociones publicitarias y que lleva por titulo (en español) Cumbres Borrascosas. BasadA en la novela de Emily Brontë, la canción pone voz al fantasma de Cathy, la protagonista femenina del relato, que le dice a Heathcliff que le ama y que está deseando reunirse con él.

Cumbres Borrascosas es una de las novelas más puramente románticas de la literatura, dicho esto con todo lo bueno y lo malo de la literatura romántica. Tachada de depravada y de ridícula, dejada a un lado por consideraciones sociales y morales, la novela presenta el amor entre dos personas que no pueden amarse, por pertenecer a clases sociales diferentes, que es como decir que pertenecen a mundos diferentes.

Pero en lugar de mostrar personajes dotados para el amor, Brontë presenta a un hombre, Heathcliff, comido por la ambición y la maldad, por la frustración y el resentimiento, que odia cuando existe y trata mal a cuantos tiene cerca. La depravación de los personajes, la falta de características amables entre ellos da a la novela un tono desagradable.

Además los inherentes problemas de la escritura romántica, llena de apasionados y ridículos circunloquios, de escenas absurdas y comportamientos más absurdos aún, hacen que la novela sea desagradable, al menos a este lector.

Pese a ello, la novela ha tenido gran predicamento y muchas ediciones, adaptaciones e incluso canciones como la de Kate Bush. Tal vez ese amor apasionado que lleva a Heathcliff incluso a profanar en cierta forma su ataúd, haya causado impresión en las gentes que buscan amores abruptos y excesivos.

Una lectura moderna de Cumbres Borrascosas, para un lector adulto y variado, supondrá todo un reto, tanto por sus retórica excesiva, como por enfrentarse a una historia en la que todo provoca cierta repulsión, cierto odio, por lo cual no extraña que la autora fuera muy mal mirada por la crítica y el público de mediados del siglo XIX.



miércoles, agosto 27, 2014

EL CLUB DE LA LUCHA, UNA ÉPICA DESTRUCCIÓN DEL MUNDO


Han pasado quince años del estreno de la película y dieciocho desde que el libro fuera editado, y muchas cosas han quedado desactualizadas, pero hay algo en El club de la lucha que sigue vigente, y es esa rebelión contra lo establecido, contra la sociedad que está luchando ahora mismo por perdurar.

En un momento uno de los personajes dice que esta es una generación perdida porque no ha vivido una guerra o una gran depresión. Quince años después la mayor crisis económica conocida está actuando casi como una guerra sobre nosotros, pero las ambiciones de la población siguen siendo las mismas contra las que se rebelan los personajes de la película: las que se destilan de la sociedad de consumo.

Esa sociedad de consumo que está luchando por pervivir tras esta crisis económica que está afectando tanto, es aquello contra la que todo se rebelaba en los 90. El grunge había nacido como canto al tedio y a la falta de ambición de una generación que no tenía nada que hacer. Y contra ese tedio nace El club de la lucha, con su tensión, su ambición y su violencia. El club de la lucha es hacer algo importante en la vida, cambiarla y volverla mejor, y eso implica hacerla más primitiva.

Con un tono que va entre lo épico y lo cómico, la película transcurre hacia la destrucción de un mundo que se basa en el consumo, en las posesiones que cada uno tiene. Destruyendo eso, se creará lo que los miembros del club llaman la tierra cero. Y esa épica destrucción del mundo, al contrario que en cualquier otra ficción que lo que tratará será de salvar el mundo, es lo primordial de la historia.

Esta está además llena de violencia, tensión, locura, transgresión, terrorismo y un amor fuera de los clichés de la estética disney. Una historia tramposa y perturbadora que se ha convertido en fenómeno de culto en muchos ambientes, como si de una moderna Naranja Mecánica se tratara.

Y, lo más curioso, la película fue producida por la Fox, tal vez la cadena de televisión más conservadora de Estados Unidos, tal vez el país más conservador de Occidente. Algo impensable en la gran Europa, imposible en España. 



martes, agosto 26, 2014

SOBRE EL CANON DE LAS BIBLIOTECAS


El problema es el mismo de siempre, la gratuidad. El arte, la literatura, el cine, no tienen por qué ser gratis. Pueden serlo si así lo elige su autor. Pero lo justo y lo necesario es que los autores cobren por sus creaciones, para que puedan obtener de estas beneficios que les permitan seguir trabajando en esas disciplinas que tanto gustan al público.

Bajo esta premisa, la Unión Europea obliga ahora a las bibliotecas públicas a pagar un canon por sus obras sujetas a derechos de autor. Es decir que de ese canon se libran un gran número de obras disponibles en las bibliotecas, todas aquellas que ya dispongan de derechos de autor gratuitos.

Ese canon no tiene que pagarlo, al menos de momento, el usuario de las bibliotecas sino que saldrá de las arcas públicas. Dependiendo de la titularidad de la biblioteca habrá de ser el Estado, la Comunidad autónoma o el municipio correspondiente el que tenga que hacer frente a ese gasto.

Y aquí es donde nos encontramos con el problema. Evidentemente es justo que el autor perciba dinero por su trabajo. Y por lo tanto las bibliotecas deben pagar, pero, ¿qué supondrá eso para unos centros cada vez más abandonados y limitados económicamente? La primera consecuencia evidente es que su presupuesto para nuevas adquisiciones quedará mermado. Pero también habrá problemas como el mantenimiento de los fondos, o el del personal que trabaja en los centros.

Ese pago justo y estipulado no puede provocar que la calidad del servicio empeore. Así que el esfuerzo deben hacerlo las instituciones públicas, las mismas que cuando inauguran los centros o hablan de las dotaciones culturales, esgrimen sus logros para conseguir votos.

En un contexto como el actual, la cultura acaba por ser el patito feo de los presupuestos, recibiendo menos de los que merece y necesita y teniendo que trabajar muy por debajo de sus posibilidades ante una demanda cada vez mayor al ser sus servicios mayoritariamente gratuitos. Un problema que tiene pocos visos de solucionarse ya que la cultura, en principio, no da réditos directos a las arcas públicas. Y eso condenará siempre a estos servicios. Así que la que es una buena noticia para los autores acabará siendo una mala noticia para todos, porque, seguramente, acabará provocando mermas en la calidad del servicio bibliotecario, servicio que es, en la mayoría de los casos, excelente.