Publicidad

sábado, agosto 23, 2014

¿QUÉ ES UNA NOVELA?


Cómo construcción literaria, la novela es tal vez la más problemática de todas. No hay muchas dudas para definir y percibir las otras, para saber cuando estamos ante poesía, cuando algo es teatro o cuando algo es un texto de especulación científica, pero la novela puede incluir al mismo tiempo esas tres circunstancias y no ser ninguna de ellas.

Algunas de las grandes cimas del género novelístico están en duda, ¿son o no son novelas? ¿lo es el Ulises de Joyce? ¿lo es En busca del tiempo perdido de Proust? Los críticos literarios no se ponen de acuerdo. Ni siquiera se ponen de acuerdo en si el género aún existe o si murió hace años como ya indicó Ortega.

Una novela, definida por alguien no contaminado por el debate crítico, sería un texto narrativo extenso escrito en prosa. Y esa definición podría valernos para un porcentaje muy amplio de creaciones, pero no limita ni define el género de ninguna manera. Existen novelas no narrativas, novelas dialogadas.

Además el uso de un lenguaje narrativo no es ni mucho menos privativo de la novela: el teatro y la poesía se han utilizado como narraciones mucho antes y mucho después de la existencia de la novela. Por otra parte la propia novela contiene partes que no son narrativas: diálogos, descripciones, argumentaciones, exposiciones, etc.

Por lo tanto la novela es un género híbrido, un lugar en el cabe prácticamente de todo. Los antiguos griegos, tal vez inventores también de la novela, decían que frente a todos los otros géneros la novela (sin ponerle ese nombre por supuesto) debía entretener. Y para ello mezclaban épica, mitología, historiografía y narración creando textos como Dafnis y Cloe. Pero evidentemente ese carácter meramente lúdico de la novela hace tiempo que se perdió, por más que aún se conserve en la mentalidad de muchos editores, lectores y escritores.

La mejor forma de definir la novela, tal vez, es esa que dice que la novela es todo lo que no es otro género. Todo lo que no sea cuento, teatro, poesía, historia, filosofía o cualquier otro género que queramos, eso será un novela. Y seguramente sea la forma más cierta y más clara de comprender y definir esa realidad tan amplia y compleja que es la novela.





viernes, agosto 22, 2014

11 SUGERENCIAS PARA QUE NO PARE LA FIESTA


1. Estamos repartiendo, así que ve a uno de los locales habituales y coge tu creatura del mes de agosto.

2. Disfrutar del fin de traca de las fiestas de Esquivias.

3. Disfrutar de tus últimos días de vacaciones. Septiembre está a la vuelta de la esquina.

4. Entrenar para las fiestas de Illescas, llegan pronto y necesitarás estar preparado. Ya sabes, un poco de barra fija, un poco de verbena, un poco de orquesta y estarás a tope.

5. No dejes para mañana a horas intempestivas lo que puedes hacer hoy. Ve al Pirri y prepara todo lo que necesitas para el fin de semana.

6. En Las Cadenas se entra como en un limbo. Sin calor. Sin frío. Sin tiempo. El mejor lugar para quedarse.

7. Compra entradas para la próxima exposición del Greco. Luego te quedas sin verla y con cara de tonto.

8. El salón de té Shiva está en el epicentro de la movida. Creando ambiente y dando algo diferente.

9. En Generación X de la calle Puebla el fin de semana además de cómics y libros, juegos y diversión. Este fin de semana demostración del juego Fantasma Blitz.

10. En el Play tienen parties, afterparties y requeteparties. Vive las fiestas de Esquivias desde allí.

11. En el Casino mañana por la mañana The Morning Disco, una fiesta de mañaneo para que no te vayas a dormir never, never, never.



jueves, agosto 21, 2014

LA BANALIZACIÓN DE LA VIOLENCIA

Mientras ven una película de miedo, Bart le dice a Lisa, si no miras a la pantalla nunca te acostumbrarás a la violencia. Y tiene mucha razón Bart, ver la violencia acaba por acostumbrar y acaba por no despertar en nosotros dolor, temor o asco, simplemente acaba convertida en un espectáculo.

Viendo películas antiguas comprobamos como la violencia era filmada de una manera muy diferente. Las coreografías de las películas actuales dejan a aquellas películas de los 50, los 60 y los 70 en meras peleas de vecinos que se decidían en unos cuantos puñetazos hasta que uno de los malos acaba por quedar inconsciente.

Eso ha terminado por crear un cine distinto, un cine en el que la violencia, la acción es lo más importante. Películas donde robots o monstruos aparecen con todo lujo de detalles hacen que esa violencia sea el centro de atención del espectador que acaba acudiendo precisamente por esa presencia a los cines.

Es decir, que la violencia no contribuye al desarrollo de la película, de su argumento, sino que conforma la base principal del espectáculo. Y en una espiral que no hace más que crecer y crecer, va evolucionando y complicándose a medida que van pasando los años y las películas, haciendo que sean cada vez más increíbles, menos ciertas, más aburridas.

Ver cómo caen los muertos en películas bélicas de los 50 o 60, o como filma Hitchcok la violencia, de una forma indirecta y tensa, haciendo notar que realmente la muerte de una persona es un acto extraordinario, duro, violento, desagradable, algo que afecta tanto al agredido como al agresor, muestra una violencia más real, mucho más cierta que la violencia banalizada de las películas actuales.


miércoles, agosto 20, 2014

A FAVOR Y EN CONTRA: CINE BÉLICO


A favor:

1. Porque te permite coger un fusil y pegar unos tiros, pero sin moverte del sofá.

2. Porque muestra que la guerra puede ser muchas cosas: heroica, hermosa, comprometida y buena, o todo lo contrario.

3. Porque nos enseña lo fácil que es la muerte.

4. Porque ha creado toda una tipología de buenos y malos a los que nos asociamos.

5. Porque a veces incluso enseña historia.

6. Porque nos muestra lo cruel que puede ser el ser humano.

7. Porque ha generado historias inmortales que no puedes perderte.

8. Porque enseñan que siempre ganan los buenos.

9. Porque enseñan que siempre ganan los americanos.

10. Porque muestran que los héroes también pueden haber sido antes maestros, o ladrones de coches.

11. Porque es más fácil ver la guerra que vivir la guerra.

12. Porque siempre nos quedarán los malos eternos: los nazis.

En contra:

1. Demasiado nacionalismo americano.

2. A veces son poco creíbles.


martes, agosto 19, 2014

LA SOCIEDAD DESTRUIDA DE TRUE DETECTIVE


Las sociedades crean y destruyen personas, clases sociales, tipos. Las sociedades, una vez se degeneran aparecen destruidas y crean personas que son reflejos de esa sociedad destruida, degenerada, sin otra razón que sobrevivir, incluso por encima de esa misma sociedad.

Reflejo de esa sociedad destruida es True Detective. La serie de la HBO muestra en sus ocho episodios una historia llena de enormes personajes, grandes actuaciones, magnifícos guiones y tensa narración y muchos otros elementos creativos que hacen que su visión se disfrute.

Pero la sociedad que muestra esa narración es una sociedad destruida que crea los tipos de personajes que la pueblan, personajes que se autodestruyen pero que aún así se erigen en defensores de la sociedad contra aquellos que quieren sobrevivir y acabar con ella, que quieren subyugarla y crearla a su imagen y semejanza.

Pobreza, analfabetismo, comportamientos asociales, psicopáticos y perversos son los que muestran esas sociedad destruidas. Hombres que viven aislados, sin aparecer en los registros, sin ser apenas, que simplemente viven para generar sus deseos y hacer pervivir esa destrucción.

Esa sociedad de familias desestructuradas, llenas de incultura y perversión, donde la gente va y viene sin que se sepa por qué, donde la gente desaparece sin que nadie se preocupe por ellos, donde la muerte o la vida de los otros, de los nuestros no importa.

Esa sociedad destruida, creada a partir de la basura, de los restos del capitalismo salvaje que no puede incluir a todos y que excluye a tantos que acaban por formar una clase social desaparecida de personas basura que viven en un tercer mundo generado en el primero; es protagonista en la serie y es además un producto cada vez más visible en nuestras sociedades.

Un paseo por los alrededores de las grandes masas urbanas muestra los mismos paisajes desolados (intercambiemos los pantanos por campos de trigo) que se muestran en la serie. Casas ocupadas, familias que están formadas por oscuros parentescos, sociedades que se van destruyendo al mismo ritmo que se anuncia la recuperación económica.

Una sociedad que viene, sin el apocalipsis de Mad Max, simplemente con la naturalidad con que se asume lo normal: una sociedad basura y otra que intenta mantener su status y el orden habitual de las cosas. 



lunes, agosto 18, 2014

CANTOS A ROSA, UNA ELEGÍA DE AMOR


Cuando se citan las principales elegías de la literatura española, siempre se habla de tres, que seguramente son las más importanes y también las más hermosas: Coplas a la muerte de su padre, de Jorge Manrique, Elegía por Ignacio Sánchez Mejías, de Federico García Lorca y Elegía a Ramón Sijé, de Miguel Hernández.

Pero hay otras muchas composiciones similares en la literatura española, y si bien no están en esa gran selección de obras elegíacas, tienen gran valor, tanto como testimonio humano como en su sentido literario y artístico.

Hombre longevo, José Antonio Muñoz Rojas, vivió prácticamente hasta los 100 años, dejando a su paso un legado poético muy importante, pero que sufrió una enorme mejora en los últimos años de su producción.

Antes de ese momento era fundamentalmente conocido por un libro de prosas poéticas, Las cosas del campo y sobre todo por el libro elegíaco escrito tras la muerte de su mujer, Cantos a Rosa.

En 1954 y tras la muerte de la que había sido su mujer durante muchos años, Muñoz Rojas escribió un libro de recuerdos de la mujer a la que había querido y a la que seguiría queriendo durante muchos años.

El inicio del libro, con un primer soneto conmovedor y tal vez el más recordado todos los que conforman la obra, es una apoteosis de amor, melancolía y añoranza de aquello que ha desaparecido. La pérdida, en todos sus múltiples casos, conforma la palabra del poeta que habla de lo perdido, de lo amado, de lo que ya nunca estará, con una entereza, un amor y una tristeza pocas veces vista. Tú de verdad y para ti mi vida inicia el libro, que es casi un único poema de poesía tierna y cotidiana y cercana.

Durante los años siguientes, vuelto a casar Muñoz Rojas, siguió escribiendo a Rosa, incluso en los últimos años de su vida, mostrando así la que fue la gran tragedia de su vida, la pérdida de Rosa y de toda esa vida que ella significaba y compartía con él. 



domingo, agosto 17, 2014

CINE ACCIÓN QUE AÚN ES CINE


Gran parte de las películas que se estrenan en los cines de todo el mundo son películas de acción. Con una tipología similar, las películas presentan a un héroe que se enfrenta a un tarea que si no es imposible, es casi imposible, muy difícil de conseguir.

Además, para hacerlo, para completar su cometido, el héroe ha de usar la violencia, aunque muchas veces no quiera, se ve obligado por las circunstancias, sobre todo por la provocación de los malvados que no suelen dejar otra salida al piadoso y pacífico héroe que tiene que usar la violencia finalmente para conseguir sus propósitos.

Pero, ¿Está el cine de acción vacío de contenido? En gran parte, las películas de acción no manejan otro mensaje que el universal de los buenos contra los malos, de una forma un poco ridícula y en muchas ocasiones sin sentido, el héroe mata a todo bicho viviente en honor a una meta o una misión mayor, en honor a un bien que se podría conseguir mejor sin tanta muerte.

Pero en ocasiones, las películas de acción muestran más de lo que parece. Las películas bélicas y del oeste de los 50 y los 60 supieron mostrar algo más que esa eterna lucha entre el bien y el mal. La realidad quedaba plasmada con toda su humanidad a través de personajes rudos que al final eran empujados por las circunstancias.

El cine espectáculo eliminó mucho de todo eso, pero aún pueden verse intentos de crear películas que cuenten algo más que esa lucha entre los buenos y los malos. Tipos reales y empujados por el destino, como en una tragedia griega, aún pueden verse en los cines y las películas. Asesinos de élite o Homefront son ejemplo de ese otro cine de acción que aún puede verse sin pensar que estamos siendo tratados como idiotas.