Publicidad

viernes, diciembre 19, 2014

8 SUGERENCIAS PRENAVIDEÑAS


1. Echarle un ojo al issuu del mes de diciembre http://issuu.com/fanzinecreatura/docs/creaturadiciembre2014/1

2. Escuchar la divertida navidad que proponen B Vocal en su espectáculo A Capella Christmas el sábado 20 a las 20:30 en la Casa de la Cultura de Illescas.

3. Mirar la vida y la navidad pasar desde las cristaleras de Las Cadenas. Ningún observatorio mejor.

4. Huir de los programas navideños de la televisión con libros, música o cine que saques de tu biblioteca. Las bibliotecas siempre al rescate.

5. Disfrutar del gran clásico navideño, el ballet Cascanueces de Tchaikovsky, el domingo a las 18 en el teatro Rojas de Toledo.

6. Comprar tus regalos navideños en Generación X de la calle Puebla. En el fanzine de este mes encontrarás algunas ideas y allí encontrarás o te aconsejarán muchas más.

7. Abrirte al mundo abriendo una de las cartas del salón de té Shiva. Todo un mundo para que lo descubras.

8. En el Casino siempre hay algo que hacer, el viernes a las 22 desfile de moda de Silvana y el sábado... sabadete.



jueves, diciembre 18, 2014

GRUPO SALVAJE, VIOLENCIA Y EXCESOS


Un grupo de ladrones vestidos de militares entre en un sucursal bancaria de un pueblo de Texas. Allí, arma en mano, roban un montón de sacas con plata. Pero en la azotea de un edificio vecino un grupo de cazarrecompensas los espera para acabar con ellos. Esperan dentro del banco a que pase una marcha contra el alcohol y salen. Y se produce un sangriento tiroteo entre ambos grupos con muertos de todo tipo: ladrones, cazarrecompensas, músicos, marchantes, religiosos...

Este es el inicio de Grupo Salvaje, la película de Sam Peckinpah que fue tachada de de excesivamente violenta por parte del público y la crítica. Escenas como la de Ángel arrastrado por el coche del general Mapache o el tiroteo final constatan esa violencia que golpea al espectador casi plano a plano.

Vista hoy Grupo Salvaje no es ni mucho menos una película con exceso de violencia. Películas con menos justificación atesoran más muertos y más sangre y más violencia innecesaria. Simplemente dos policías que intentan coger a un malo asesinan (casi a sangre fría) a muchos más de los que se ven en la película de Peckinpah.

En el cine la violencia ha ido creciendo continuamente hasta alcanzar grados tan altos que hace a Grupo Salvaje una película más. Peckinpah, un Tarantino de los 60 y los 70, estilizaba su violencia y esta se presentaba casi siempre con un fin, durante una guerra, durante un tiroteo por salvar la vida, durante una persecución de venganza. Hoy en cualquier película de acción la violencia es glorificada y exhibida para crear diversión. Peckhinpah o Tarantino la estilizan y la muestran como respuesta lógica del ser humano.

Los protagonistas de Grupo Salvaje, hombres maduros, en retirada, durante la revolución mexicana, acostumbrados a matar, cumplen su destino en una escena final gloriosa, con balas y muertos por todas partes, una escena final inevitable que cierra la película de la única manera posible, añadiendo violencia a una historia que la necesita.



miércoles, diciembre 17, 2014

EL BIEN A PESAR DE TODO, ADIÓS PEQUEÑA ADIÓS


El bien y el mal, en continua y supuesta lucha, pueden ser fácilmente distinguibles a primera vista, pero la ficción se ocupa en muchas ocasiones de mostrar que esas líneas, que la frontera que separa a ambos no es tan clara, no se puede separar.

Si, para hacer el bien, para cambiar las cosas, Batman tiene que ser el caballero oscuro, el hombre malvado que pierde el control y que en su exceso se cree por encima de las leyes, supone que tiene que usar el mal para hacer el bien. Esa es una continua pelea del héroe, la del hacer el bien desde fuera de la ley, saltándose leyes y procedimientos, usando los mismos métodos que los malvados, convirtiéndose en ellos para conseguir sin embargo el propósito contrario.

En Adiós pequeña, adiós tenemos el caso contrario. Un hombre simple que trabajando al margen de la ley, incluso tomándose la justicia por su mano, ve que la ley es insustituible, que nada existe por encima de la ley, sobre todo de la ley natural, de aquella que marca al hombre desde su mismo nacimiento.

Puesto en la tesitura de hacer lo mejor, de que la situación acabe de la forma feliz y hasta deseada por el espectador, el protagonista elige lo correcto, elige el bien absoluto, la ley natural de que la familia es lo adecuado, la ley que conoce de toda la vida.

El resultado es el que el espectador esperaba, nada cambia, todo sigue igual que al principio y el otro final, el de elegir soslayar la ley hubiera sido mejor. Pero el protagonista, apoyado en su ley, afronta con estoicismo su elección, la que ha hecho perder la vida a hombres buenos, la que le ha costado su amor y su vida. Como un caballero blanco, reverso del oscuro que hace el bien ocultado desde el mal, ha hecho el bien, sin mirar las consecuencias. Simplemente porque es lo correcto.



martes, diciembre 16, 2014

PREJUICIOS Y AUTORES


Fueron los formalistas rusos los que dijeron que hay tratar la obra en sí misma como un espacio cerrado y único, aislándola del creador y del contexto, es decir, fijándose sólo en lo que la obra es y dice y no en cómo, cuándo y por quién fue realizada. Estas teorías, aplicadas a la literatura fundamentalmente, dejaban fuera al autor del continuo estudio que los críticos hacían de las personas que escribían.

Evidentemente el formalismo ruso era excesivo con esta teoría. Es necesario aislar la obra, sí, pero no puede desligarse completamente del autor y de algunos sucesos de su vida. Lo vivido marca en ocasiones lo escrito y sobre todo marca a la persona que realiza la obra, modifica su vida.

Vida y escritura tienen una relación que en muchos casos es evidente, sin que por ello haya que hacer una biografía de cada autor en los análisis de la obra y relacionar cada suceso de su vida con su obra.

Otra cosa muy distinta es el prejuicio. La obra de muchos grandes escritores ha sido ninguneada u olvidada por las acciones que esos individuos realizaron durante su vida. Muchos desprecian un libro por el nombre que lo firma, sin juzgar la obra, juzgan al autor y por eso renuncian a leerla sosteniendo de antemano que no hay nada bueno en ella si la firma quien la firma.

Muchos escritores españoles de posguerra han sido estigmatizados por este hecho. Desde Torrente Ballester a Leopoldo Panero. Muchos escritores del sur de Estados Unidos, hijos de su tiempo, lo han sido por sus opiniones sobre el racismo. La obra de Celine ha sido rejuzgada y ninguneada, así como su aniversario, por sus opiniones políticas y no por su trabajo literario.

Los formalistas rusos tenían razón en algo: la valía de una obra no depende del nombre del autor ni de la vida de este. Para el estudio de la misma sí será necesario conocer a quien la escribió, pero no es lícito juzgarla sin leerla, juzgarla por los hechos extraliterarios de quien la firma.


lunes, diciembre 15, 2014

LO QUE EL VIENTO SE LLEVÓ, LA ETERNA LUCHA

En una época de crisis mucho mayor que esta se estrenó Lo que el viento se llevó. Era 1939 y comenzaba la II Guerra Mundial. La película también contaba la historia de un mundo en crisis y eso, unido al marketing de la época y a los valores innegables de la película, hizo de ella un gran éxito que ha llegado casi intacto hasta nuestros días.

Muchos avatares hubo en su rodaje, desde incendios verdaderos hasta la difícil elección de la protagonista, hasta los cinco directores que trabajaron en la película pese a que sólo uno aparece en los títulos de créditos y uno de ellos, Geroge Cukor, fue vetado por su homosexualidad.

Pero lo fundamental de la película, que hoy justo cumple 75 años desde su estreno, es la historia de un mundo que se destruye y que luego se recrea. En una sociedad en crisis como fue la de su estreno, la frase de Vivian Leigh en su papel de Scarlett O'Hara, “A Dios pongo por testigo de que nunca más volveré a pasar hambre” con la música subiendo, los colores incendiándose en el atardecer y la rabia de la pronunciación fue todo un icono y un modelo para millones de mujeres que durante esa época pasaban hambre, penurias y penalidades.

Desde lo más alto de la cima la familia O'Hara cae, tras la guerra, a la pobreza, la muerte en muchos casos y el hambre. Y desde ahí Scarlett lucha para devolverla a su estado preguerra. Algo que muchas mujeres, muchos hombres, muchas familias lucharían por hacer también en los años en los que la película estaría en cartel.

Ahora, con un período de crisis similar, con mucha gente sufriendo hambre, con muchos padecimientos, con la pobreza en el umbral de la puerta y un mundo en continuo cambio a peor, esa frase de Scarlett, esa historia de superación sigue más vigente que nunca. Porque parece que nada cambia nunca y que siempre hay que luchar para no huir del hambre.


domingo, diciembre 14, 2014

VIVIR UNA ÉPOCA, EL MUSEO DEL ROMATICISMO


El romanticismo, entendido no cómo la intención amorosa, sino como una etapa artística con sus características propias y sus obras ya clásicas, muestra la vuelta a lo sentimental tras una época, el neoclasicismo, donde lo útil y lo casi científico fueron la importante.

Huyendo del formulismo, los románticos señalaron al corazón como fuente de la creación y los sentimientos y la introspección psicológica como material para expresar toda una variedad de sentimientos y pasiones que era lo fundamental para esta época turbulenta de la literatura y el arte.

El Museo del Romanticismo ofrece un paseo por la época más allá de la que podemos encontrar en las obras de diversos artes. Ofrece una experiencia que vendría a ser como establecer un contacto directo y vivo con la época. Pasear por sus pasillos es como ver esa época por dentro y comprobar cómo la sensibilidad romántica afectaba a todos los ámbitos de la vida y cómo eso ha quedado plasmado y se trasmite aún a quienes visitan sus salas.

Con obras pictóricas de Goya como precursor del movimiento o de Madrazo como pleno artista romántico, obras decorativas, mobiliario o fotografías, el museo sumerge al visitante en esa época que por sus obras puede llegar incluso a producir rechazo.

Para todos aquellos que quieran comprobar in situ como era la época y aprender no sólo las características básicas y las obras que componen la estética, sino vivirla en cierta forma, este museo ofrece una vivencia certera de todo aquello que componía esa época tan cercana para muchos.


sábado, diciembre 13, 2014

PERVIVENCIA DE LA ZARZUELA

Hay creaciones culturales que son hijas de un tiempo y que sólo se pueden dar en un tiempo y que pasado ese momento no tienen mucho sentido, o un sentido más bien nostálgico. Vistos, leídos o escuchados hoy, han perdido el sentido, la gracia y la vigencia.

Una de esas creaciones culturales que podrían pasar por difuntas es la zarzuela. El género chico español, hijo pequeño de la ópera, con piezas que mezclaban los entremeses y lo castizo con notas líricas e historias de todos tipos, fue enormemente popular y muy representado en todos los teatros de España.

Pero pese a que poco a poco el género ha ido perdiendo interés por el público general, y que ha quedado como algo que ya no se crea, que sólo tiene un limitado catálogo de obras que son las que se representan y triunfan.

Algo que es difícil de entender viendo esta situación es el éxito de los musicales, hijos a su vez de la zarzuela, con sus momentos actuados, sus historias similares, sus números de baile y su cercanía a la lírica. Esos musicales que han venido desde Estados Unidos tienen una relación muy evidente con la zarzuela y colonizan después los escenarios españoles.

Es decir que ese género que consideramos casi un fantasma, un género que tiene muy poca vitalidad, está muy vivo en su reencarnación americana que después cosecha éxito tras éxito en los teatros.

La editorial Cátedra publicó hace unos años una Antología del Género Chico, con textos que recopilan las más famosas y tal vez mejores zarzuelas: La boda de Luis Alonso, La Gran Vía, La Revoltosa y otros textos están ahí recopilados, y aunque queden casi como fósiles se puede ver en ellos lo que después encontramos en los musicales de Broadway y que tanto comulga con un público que no sabe que la zarzuela está detrás de todo eso.