Publicidad

miércoles, agosto 27, 2008

NADA DE TI


Pese a estar rodeados de gente hablaban íntimamente. Sentados allí ante todos, entre todos, el hombre y la mujer hablaban lentamente y se escuchaban a veces descuidadamente, a veces inevitablemente.
Hablaban de los demás y de sí mismos, del tiempo, del espacio, de la moda, de la vida, de la ausencia de vida, casi de sexo, casi de amor, casi de nada, casi de todo.
“Pues no, no me gusta nada eso. No me gusta nada esa forma tan dura que tienes a veces de decir las palabras. Se te hincha la boca. Y no me gusta como mojas las galletas en el café. Y no me gusta tu pelo, que es muy feo. Ni tu nariz que es muy pequeña. Ni tu voz que es muy estridente.
No me gusta que me grites, ni a veces que me hables. No me gusta nada esa ropa que llevas puesta ni casi ninguna de la que tienes en el armario. No me gusta el espejo que hay sobre tu cama. Ni el cuadro que tienes en el salón. No me gusta tu coche. No me gusta tu madre, es muy pesada. No me gusta que vayas tanto a la iglesia.
No me gusta que seas tan inteligente y luego no sepas nada, no me gusta que para tocarte tenga que sacar una instancia, no me gusta tener que estarte enamorando cada dos días. No me gustan tus pechos tan grandes. Ni tus rodillas tan grandes. Ni tu pelo si no está rizado. Ni como te maquillas. No me gusta tu falda de flores. Ni que todas tus faldas sean de flores.
No me gusta que nunca me llames. Ni que tu teléfono suene tan raro. No me gustan tus amigos. No me gusta que me mires raro cuando te digo ciertas cosas. No me gusta que seas tan loca. Ni que me acuses de cuerdo. Ni que me acuses de loco. Ni que seas tan cuerda tú. No me gusta.
No me gustan tus ojos tan comunes. Ni tu risa aunque la provoque yo. Ni que no te rías de mis chistes. Ni que vivas tan lejos. Ni que vivas tan cerca. No me gusta que te pintes las uñas y que tus pendientes sean tan raros. No me gusta reloj, y eso que te lo regalé yo. No me gusta tu boca, pero la beso con pasión.
Así es, no me gusta nada de ti. Nada. Pero tú sí. Me encantas.”


2 comentarios:

CRISTINA dijo...

y todo lo contrario que ayer.
casi todo de ti me saca de mis casillas, me pone nerviosa, me irrita, pero todo eso fue lo que me enamoró, lo que hace que te quiera.

es tan raro el amor...

Selene dijo...

Será eso? o que simplemente el ser humano no sabe que es lo que realmente le gusta?