Publicidad

martes, agosto 12, 2008

EL PROFESOR DE ÉTICA


Como todo es cuestión de estética, el profesor de ética, para el que sin embargo todo era cuestión de ética, naturalmente, fue a un centro de belleza a ver qué se cocía por allí. Y aunque creía fervorosamente que la belleza no está en el objeto sino en quién mira el objeto y en cómo lo mira, no pudo evitar una mirada a los pechos de la peluquera que le ponía la bata. Y pensó además que eran preciosos.
Pero siendo todo cuestión de estética el profesor de ética tuvo que amoldarse a la moda imperante y pese a que él tenía un personal concepción de la belleza, tenía una concepción individual y utilitaria y misteriosa de la belleza no le quedó otro remedio que asumir que era la estética la que dominaba el mundo y que la ética le importaba a él y a un señor de Cuenca, que no le conocía de nada.
Así que mirando a la chica que tenía delante el profesor de ética, confundido siempre en un mar de dudas morales sobre si lo que hacía, lo que pensaba o en quién pensaba era correcto o era moralmente reprobable, no pudo evitar pensar que era una mujer preciosa, que estaba hoy, ahora muy guapa y que la estética empeoraba mucho su aspecto.
De un modo recíproco la mujer que estaba delante del profesor de ética pensaba no en cuestiones morales sino estéticas y en que aquella camisa, aquellos pantalones y aquellos zapatos, aquel corte de pelo y aquel todo era mejorable si aplicasen algo de estética.
El profesor de ética, esta vez sí en su papel, continúo pensando en cuestiones morales concernientes a otras mujeres y a la que tenía ahora delante, y a la otra que tenía detrás y a todas en general. Y en una confunsión inmensa confundió la ética con la estética y aplicó cualidades morales a la belleza.
Gracias a Dios el profesor de ética salió al fin de sí mismo y de su ensimismación y dijo al fin: “sin pendientes estás mucho más guapa” ¡Y se quedó más agusto!

La peluquera del Marido de la peluquera.

2 comentarios:

CRISTINA dijo...

y si nos importará la ética y la estética a partes iguales? si somos capaces de fundirnos en un ser ético pero estético no nos iría mejor? o simplemente diferente? o nos volveriamos difinitivamente locos de remate?

PINKY dijo...

Le importe la ética, la estética, o incluso si fuera o nbo profesor de ética, lo que realmente le preocupa a este tía es lo buena que esta la peluquera.