Publicidad

viernes, agosto 22, 2008

DOS CARAS DISTINTAS


El hombre 1, casado con una mujer bajita y rubia, una mujer tirando a voluptuosa, una mujer de iglesia semanal, de fuertes convicciones, una mujer educada, eso sí, una mujer de su casa, una mujer de toda la vida, amaba la música de Ella.
El hombre 2, casado con una mujer más bien alta y morena, una mujer delgada, una mujer de bar diario, de fuertes convicciones sociales, una mujer educada, eso sí, una mujer callejera, una mujer moderna, amaba la música de Billie.
El hombre 1, trabajador constante, abogado, abnegado, padre de familia, cumplía su labor con una consciencia de sí mismo y de su trabajo fascinante. Era ordenado, pulcro, cuidadoso, nada se le escapaba, todo lo tenía registrado, apuntado, certificado.
El hombre 2, hombre inconstante, guionista, padre de familia, cumplía su labor con talento e inspiración. Era desordenado, idealista, descuidado, despistado, no apuntaba sus mejores ideas y todas se le escapaban.
El hombre 1 era aficionado del Real Madrid.
El hombre 2 era del Barça.
El hombre 1 y el hombre 2 siempre discutían. Tal vez por eso estaban entre el odio y el amor. Pero más en el odio. No se ponían nunca de acuerdo. “Aristóteles”, gritaba uno. “Platón”, decía el otro. “Esa chica de ahí decía uno”, “esa mujer de allá” decía el otro. Y así todo el rato, como si fueran contrarios, lados opuestos de la misma moneda.
Sus grandes discusiones eran siempre por Billie y Ella. “Eso es cantar Blue Moon” “Como lo canta Billie nadie”. “Es la perfección” “Es el talento” “Es la música” “Es la vida”. Y así se pasaban horas y horas y horas. Y cuando el tema aburría a los demás hablaban de fútbol.
Un día en una fiesta su discusión habitual. Billie, Ella. Pasó por allí otro hombre y le preguntaron. “¿Billie o Ella?” “Sarah Vaughan” Los hombres se miraron compartiendo por primera vez una sonrisa. “¿Barça o Madrid?” “Atleti” Y por fin ambos hombres encontraron un punto en común. Su aversión por los idiotas. Y de ahí forjaron una amistad siempre inquebrantable.

Billie y Ella en un solo disco, para los que no puedan decidirse.

1 comentario:

CRISTINA dijo...

y es que si te esfuerzas siempre encuentrasun punto en común con el que está a tu lado. el problema radica en no querer encontrar ese punto, ni siquiera en ser consciente de su existencia