Publicidad

lunes, diciembre 14, 2009

FAMA

Hay gente que tiene una fama inmerecida. Felipe, por ejemplo, tiene fama de ladrón, cosa que no es cierta. Un día se llevó sin querer un coche. Pero pensó que era el suyo. Porque era igual que el suyo. Así que entró y lo arrancó, pero no era el suyo. Aún así Felipe tiene la fama. Sin ser un ladrón.
Yo me voy ganando determinada fama. De gafe. Y estoy empezando a creérmela. Un día dije, cuidado que puede llover, y se suspendió el trabajo de un año por parte de una importante organización.
Otro día dije no compres el 0 que el 0 no toca ni de coña. Tocó el 0 por supuesto.
Otro día dije, va a venir, verás como viene. Pero no vino. Y así quedó la cosa. Pero creo que fue culpa mía. Pero tal vez venga, como el Almendro, por Navidad.
El sábado, en un arranque de previsión digna de Mariano Medina, dije, creo que vendrá el frío, tráete un rascador para el parabrisas. ¿Qué ha pasado hoy? Nevada espectacular, rascadores gastados de tanto usarlos, frío, viento, carreteras cortadas, cadenas obligatorias, etc.
Parece que mi fama es merecida. Tal vez por eso siempre pierdo las apuestas. Y las mujeres no me aman.
Siendo así hago una nueva predicción. Bajamos a segunda, no llegamos a la UEFA, no ganamos nada de nada. Otro año sin pillar. Sin que se me acerque una mujer, excepto las que pago. A ver qué pasa.


Por mi culpa, por mi culpa, por mi única culpa...

1 comentario:

CRISTINA dijo...

por tu gran culpa