Publicidad

jueves, mayo 14, 2009

FORLANISMO

La religión es una cosa curiosa. No voy a meterme ahora con las religiones. Ni siquiera con sus seguidores. Cada uno hace lo que puede. O lo que quiere. O lo que cree que quiere. Es decir, que cada haga lo que quiera siempre que a mí me dejen en paz.
Pero la religión no deja de ser curiosa. Y los profetas, apóstoles o demás de las religiones mucho más curiosos. Que Dios se manifieste sólo a un hombre es fabuloso. Y que ese hombre consiga convencer a los demás de que Dios le ha hablado y le ha dado instrucciones precisas de cómo lograr la felicidad o el paraíso es más fabuloso.
Un tipo consiguió crear una religión a base de equivocarse. Bien es cierto que su religión cuenta ahora con guapísimos proselitistas. Son los Adventistas del Séptimo Día. Y ya sabéis que son rubios y altos como ángeles.
Yo, modestamente, no creo ser un apóstol ni un profeta, pero puesto a creer en algo increíble, me estoy pensando seriamente creer en Diego Forlán. O lo que es lo mismo, crear el Forlanismo. ¿Por qué Forlán? Viendo su capacidad física, su cuerpo escultural, su talento para el fútbol, el golf, el tenis, su solidaridad, su abnegación para con su familia y su todo en general díganme si no se merece él más que otros tener una religión.
Así que me declaro Forlanista, o creador del Forlanismo, que es la religión que tiene como tótem a Diego Forlán, u-ru-guayo de pro y superhéroe. Todos aquellos que quieran adherirse a esta religión y adorar el cuerpo y lo que no es el cuerpo de este helénico ejemplar, que me envíen un cheque. Necesitamos construirle un templo.

El divino, ¿o no?

1 comentario:

CRISTINA dijo...

yo me considero forlanista de pro, pero con adorar su cuerpo tengo bastante, ay omá!