Publicidad

viernes, mayo 30, 2008

ESPERANZAS

Hagamos un sucinto repaso a lo que puede ser el fin de semana, o a lo que debe ser y tal vez no sea, o a lo que esperamos y no conseguimos. O a las esperanzas truncadas.

1. Maxi Festival - Conciertos varios en Getafe. Entre otros Metallica y un montón de bandas ruidosas y geniales alegrarán a unos cuantos el fin de semana, el mes y tal vez la vida. Eso es lo que debería ser. Pero claro, es posible que llueva. Es posible, por tanto que esto se suspenda. Es posible, entonces, que se genere una frustración insoportable en la mayor parte de esos ansiosos espectadores, frustración que les haga salir a buscar a quién apalear para calmarese. Me temo que yo seré ese alguien. Por gafe. He ahí una esperanza truncada.

2. Concierto de Muchachito Bombo Infierno en Aranjuez. Hasta allí deberíamos ir unos cuantos. O unas cuantas señoritas y yo. Pero me temo que también va a llover y en vez de estar allí rodeado de mujeres bellas y sensuales con cuerpos sudados y calientes, estaré metido en un bar respirando aire enrarecido y otras cosas peores. Más frustración. Por otra parte el concierto susodicho es a las 23:30, es decir que empezará a las 00:00, lo que me parece una desvergüenza total. No respentan a nadie estos tipos de Aranjuez. Más frustración.

3. También hay prevista una cita múltiple entre unos guapitos y unas guapitas. La esperanza es que ocurra lo que ocurre en estas situaciones entre guapitas y guapitos, cuando las primeras palabras que se cruzan son: Lo que tú quieras... (Pero con peor ortografía, por supuesto). Esto no lo puede fastidiar la lluvia, pero sí tal vez que las cosas no sean como parecen. O que los amigos y las amigas no se lleven bien y así no puedan los guapitos y las guapitas llevar a cabo sus queridas sesiones de sexo y desfreno (que ya era hora de decir esto, leche). Es decir, frustración sexual, es decir, masturbación o quedarse con la fea (cuya suerte desea la guapa, aunque sea sólo en los refranes).

Total que todo esto puede acabar bien o puede acabar como el rosario de la aurora. Tengamos esperanza y recemos al dios de la lluvia (acuérdate, de los campos y de mí) para que no llueva y nos protega de palizas y constipados.

De lo demás, no albergamos ninguna esperanza.

1 comentario:

CRISTINA dijo...

frustación... habrá que sacarla si llueve... eres consciente, moriras si nos sentimos frustrados!!!