Publicidad

lunes, septiembre 29, 2008

HERMANOS


Tener hermanos es un coñazo, todos lo sabemos, de pequeños si son mayores te pegan, te hacen llevar su ropa, sus libros, te tienes que comer lo que ellos no quieren. Si son pequeños, no puedes pegarles porque son pequeños, no puedes darles tu ropa porque son muy pequeños, comen lo que quieren, son más guapos, más jóvenes y encima van con tus amigos como si fueran suyos.
Luego crecen y te llevan a casa a sus novias o novios, depende. Sus novias son pesadas, tontas, tiernas, estúpidas o embarazadas. Sea cual sea el caso siempre va mal. Encima se empeñan en quitarte tu sitio de la mesa, ganado (o cedido, el que nadie quería) tras años de lucha dura y desigual. Y, como no son de casa, te lo quitan y te jodes y te aguantas. Además se empeñan en querer caerte bien y te elogian cosas que no deben o no te agradecen lo que sí deben. O son muy pesadas en general y no se puede ir con ellas ni a la vuelta de la esquina. Encima, por menos de nada, se enrollan delante tuya y te dan arcadas ¡Por Dios, tía, que es mi hermano! ¡Que yo a esa boca la he visto vomitar! ¡Y comer hormigas! ¡Y hasta vomitar hormigas! ¿Y tú la besas? ¡Qué grima!
Tener hermanos es acostumbrarte a que tus camisetas te estén grandes porque te las dan de sí. O sucias porque se las ponen. O no disponibles porque las llevan puestas o se las han llevado de vacaciones. Lo mismo pasa con la comida. Toda se la comen ellos. Pero el gordo, no lo olvides, eres tú.
Tener hermanos es acostumbrarte a vivir en el desorden y a que te toquen las narices constantemente. No te gusta eso. Pues toma. ¿No quieres que te toque el pelo? Pues te toco el pelo. Y los huevos ya de paso. Cuando eres pequeño puedes atreverte a pegarlos, pero ya de mayores lo máximo es cabrearte, dar un portazo y mandarles a la mierda.
Tener hermanos es seguir sin tener nada tuyo. ¿El coche? No se lo ha llevado tu hermano. ¿Los condones? No los ha gastado tu hermano. ¿El desodorante? ¿Tu maquinilla de afeitar? Todo tu hermano.
En el fondo te acostumbras y si luego tienes algo tuyo se lo dejas a todo el mundo: esta es mi novia. ¿Quieres probarla? ¡No veas como besa!
Aunque a veces cuando consigues algo tuyo lo conservas tuyo siempre y no se lo dejas ni a tu novia: este es mi lado de la cama, esta es mi polla, esta es mi consola... te vuelves un poco territorial, pero claro, como nunca has tenido nada, al acostumbrarte te vuelves un poco avaro.
Con todo esto quiero decir que molan los hermanos, aunque a veces los matabas. Pero claro, son de la familia, así que que parezca un accidente, ¿ok?
· Seguimos recordando que el viernes a las 22 en el pub Las Cadenas tendrá lugar el I Cuentos en los Bares. Venid, aunque sea para ver qué leches es eso.

Hermanos.

4 comentarios:

Creatura dijo...

"quererte caerte bien" ¿¿??? por lo demás bien, los hermanos y las hermanas molan

CRISTINA dijo...

lo de las hermanas no se. pero tener hermanos mola, aunque es cierto, a veces los mataba!!! Claro que ellos seguro que opinan lo mismo.

Saiza dijo...

jaja me ha gustado mucho esta entrada..., ahi esta lo bueno y la malo, tienes con quien compartirlo y disfrutarlo, sino menudo rollo de casa...que recuerdos... yo a mis hermanas no las cambiaria por nada del mundo. Un beso

Selene dijo...

uffffffff cómo te entiendo!!!!!!!!!!!!!
Y eso que el mío es hasta buena persona y todo