Publicidad

jueves, febrero 21, 2008

TRIBUTO A DAVID GONZÁLEZ 4

Tongo, nuevo poema inédito de David González, e ilustrado muy adecuadamente con una foto del mismo David si nos centramos en el primer verso: "Cuando era guaje". Mientras, la cuenta atrás continúa: ¡2!

TONGO

Cuando era guaje,
y
no tan guaje,
me subía con mis amigos
al tejado de un edificio
que pertenecía y aún pertenece
a la Autoridad Portuaria
para poder asistir,
en butaca de primera fila
y
sin tener que pasar por caja,
que de eso se trataba,
al estrafalario y estrambótico
desfile de disfraces
que como cada año,
en septiembre,
y
con motivo de las fiestas del barrio,
las fiestas de la Soledad,
tendría lugar dos pisos más abajo,
al aire libre,
en la calle Claudio Alvargonzález,
entre lo que era la Rula
y
el dique Santa Catalina.

El desfile,
y
me jode tener que decirlo,
era un espectáculo bochornoso,
una exaltación de la grosería,
un puro esperpento por así decir:
una improvisada pasarela de tablas
por la que iban desfilando
-lo de desfilar es un decir-
mientras hacían la gracia
-aunque yo no se la veía-
los vecinos más carismáticos del barrio,
disfrazados, ellos, o travestidos,
de felpeyos, o sea, de putas callejeras.

Casi todos los años ganaban los mismos,
o
los amigos o familiares de los mismos,
y
por eso, casi todos los años también,
cuando el jurado daba a conocer su fallo,
mis colegas y yo, de pie sobre el tejado,
nos poníamos a saltar y a gritar:

¡TONGO! ¡TONGO! ¡TONGO! ¡TONGO!

porque éramos niños y todavía podíamos ver,
a pesar de los disfraces que quisieran ponerle,
la verdad
y
la verdad era esa:

¡TONGO! ¡TONGO! ¡TONGO! ¡TONGO!

Entonces aparecían los de la Comisión de Festejos
o
los vecinos y curiosos o guardias que hubiera por allí,
apoyaban escaleras contra la pared del edificio
y
subían a por nosotros,
para bajarnos a la calle y escorrernos a hostias.

Algunos de nosotros,
gatos en los tejados por aquél entonces,
aunque ya hemos dejado muy atrás la frontera del llanto,
todavía podemos ver,
a pesar de los disfraces que quieran ponerle,
esa verdad:

¡TONGO! ¡TONGO! ¡TONGO! ¡TONGO!

Sí. Todavía podemos verla. La verdad.
Pero ya no damos saltos. Tampoco gritos. Nos ha entrado
vértigo.


3 comentarios:

kebrantaversos dijo...

SOLAMENTE VOY A ESCRIBIROS UNA COSA:
EL SABADO PREPARAROS A DISFRUTAR, SIN PRISA, PERO SIN PAUSA DE UNA MARAVILLOSA NOCHE POÉTICA.
ABRUMADO ESTOY ANTE TANTA RESPUESTA QUE TIENE EL EVENTO
QUE NERVIOS AMIGOS
EL KEBRAN

Creatura dijo...

Ya no queda na'

Diego dijo...

Pues si,la cosa pinta interesante y ademas regada con una buena ceveza la poesia puede convertirse en un orgasmo cultural.
Vamos,vamos aguanta que ya esta ahi,un poco mas, ya llegas........