Publicidad

martes, julio 30, 2013

UNIVERSOS PARALELOS. UN VIAJE NARRATIVO A OZ.

Un tornado en Kansas no es nada. Es algo típico y hasta tópico. Pero un tornado en Kansas es lo que se lleva a Drothy hasta Oz, el mundo ficticio creado por Lyman Frank Baum a principios del siglo XX. Basado en cuentos infantiles, pero tratado con una estética y una narrativa un poco diferente, Baum traza una historia de aventuras en la que, finalmente, es más protagonista el lugar en que se desarrolla la historia, que la historia misma.

Oz es un mundo cambiante. En sus cuatro puntos cardinales, las gentes son distintas, comen cosas distintas, tienen alturas, casas, vestimentas distintas. Las brujas que gobiernan en cada uno de esos puntos son diferentes, buenos o malos. Hay animales maravillosos o campos de amapolas que hacen que se duerman para siempre los que se atreven a atravesarlos.

Tanto éxito tuvo el mundo de Oz, que Baum escribió toda una serie de novelas sobre él. Ozma de Oz. La maravillosa tierra de Oz y otra serie de aventuras suceden en ese mundo donde todo es posible: hormigas parlantes, leones cobardes, bosques vivos, hombres de hojalata, monos voladores, desiertos, ciudades maravillosas, castillos inasequibles,...

Ese mundo de Oz ha llenado los sueños de mucha generaciones de todo el mundo. Su salto al cine a través de la adaptación en color de 1939 y el enorme éxito de esta película, que todavía sigue siendo actual, transformó en imágenes vivas el mundo de Oz, sus personajes y sus ciudades, sus escenarios. Así, ese lugar se convirtió en un universo clásico de referencia para todos los que quisieran saltar a un mundo de fantasía.

Musicales, novelas, cómics, películas, todavía el mundo de Oz sigue siendo actualidad. Una adaptación cinematográfica de este último año atestiguan la actualidad de este mundo. Y eso nos indica que la magia de Oz sigue vigente, sigue funcionando, sigue atrayendo a quienes se acercan a él. Sigue siendo un sueño vivible para todos los que leen las novelas, leen los cómics, ven las películas.

Un viaje a Oz siempre ofrecerá magia y aventuras. Y eso siempre será atractivo para un lector, para un espectador. Y eso siempre hará que quien se acerque a ese mundo, quiera volver.



2 comentarios:

Señorita Rock'N Roll dijo...

Hace dos o tres años, en un viaje a Londres, pude ver que en los grandes almacenes Harrods habían recreado el mundo de Oz en sus escaparates. Sencillamente fantástico.

Rubén Bravo dijo...

Tuvo que ser alucinante. Muchas gracias por leer y comentar.