Publicidad

sábado, abril 21, 2012

SABOR SALADO

Sonia sale a comprar. Piensa en comprar algo para comer, algo un poco distinto que pueda comer. El último mensaje a Miguel no ha funcionado. Él no ha contestado todavía. Han pasado casi tres horas. Es muy probable que ya no conteste, que esté en otras cosas. Sonia piensa si no estará con otra. Pero no le parece que sea posible.
En el supermercado todo parece apetecible. Pasea por los pasillos un poco sin rumbo. Va a estar allí un buen rato. Le gusta la sensación de orden y de satisfacción. Todos los deseos que tenga ahora mismo pueden ser colmados. Pero busca algo especial. Tal vez busca el olvido. Pero le gustaría algo salado.
La piel de Miguel no sabe exactamente salada. Sonia sonríe al pensar en eso. No quiere frutos secos. Fuera hace sol y un poco de calor. En la tienda también, pero hay música y no hay sol. Los trabajadores pasan por allí colocando cosas. La sensación de orden reconforta. Ya no siente tanto deseo Sonia.
Ha comprado mermelada y cereales. Va a hacer un desayuno a media tarde. El móvil no va a sonar. Pero se siente reconfortada. La piel de Miguel no sabe exactamente salada.




1 comentario:

Gloria dijo...

El orden del supermercado le reconforta porque ese orden no lo tiene ella en su vida y le gustaría tenerlo.
y la comida dulce siempre es un buen sustitutivo a otras carencias, sobre todo a las afectivas.
Salado ha sido el descubrimiento del blog y como lo salado me gusta creo que picaré algo + a menudo por aquí, un saludo desde Tenerife y te dejo enlace de mi blog por si quieres conocerlo.
http://gofioconmiel.blogspot.com.es/