Publicidad

lunes, marzo 24, 2008

PRIMAVERA

Aunque ya hace días que nos acompaña pese a que no la notemos y como hemos estado ocupados con menesteres más piadosos, viene bien que le dediquemos, aunque sea un poco tarde, un post a la recién estrenada primavera.

La primavera es sinónimo de muchas cosas para muchas gentes: los asmáticos se quedan al borde de la muerte, los jóvenes se enamoran, los ansiosos se lanzan desesperados al lexatín, los alérgicos pasan el día adormilados por los antihistamínicos, las hormonas se disparan, la ropa desaparece, los deprimidos se deprimen aún más…

En fin, ya sabemos todos lo que va sucediendo en primavera, empieza el calor a apretar los cuerpos y las conciencias y ambas, conjuntadas en una sola cosa, no distinguen bien un pensamiento de un pecho femenino o un marcado bíceps masculino.

La naturaleza aprovecha para las floraciones y fecundaciones propias de cada especie, mientras algunos se van perdiendo en su propia derrota o lo que sea.

Y como es primavera las recomendaciones habituales: Vivaldi y la parte de sus Cuatro Estaciones dedicada a la primavera, los poemas de Juan Ramón Jiménez y algún que otro poeta modernista (“La primavera ha venido y nadie sabe cómo ha sido”), la canción que Vicente Amigo le hizo a José Mercé (llamada curiosamente La Primavera) y seguro que todos podéis darme alguna cosa más.

Y aunque no es propio de mí, dejar ahora y aquí una canción de Silvio Rodríguez (hombre de música aburrida como una película iraní, pero que tiene sorprendentes aciertos de vez en cuando). La canción se llama, curiosamente, Esta Primavera y dice estas cosas (cito de memoria así que a lo mejor no es exacto):

La primavera se demora tanto que voy a olvidar que estuvo ayer
Cuando regrese su emoción de árbol no me acordaré de florecer
Confundiré tus senos con su trino y en vez de cantar te besaré
Tu cuerpo me parecerá un suicidio y de fecundarlo moriré
Jamás sabré si soy dichoso, si maravilloso o si terrible
Y no sabré lo que termina o recién camina o lo imposible
Esta primavera puede hacerme enloquecer.
Pues eso, que la primavera puede hacernos enloquecer, o al menos amenaza con intentarlo. Aguantemos. Todo tiene su lado bueno, incluso esta primavera por venir.

Escena primaveral.

1 comentario:

CRISTINA dijo...

A mi me encanta la primavera, el calorcito, las terracitas, guardar el abrigo... A ver si se instala definitivamente

Feliz primavera a todos!