Publicidad

sábado, marzo 29, 2008

LA ESPERA (I)

Milhouse Van Houten, el niño gafotas y amigo de Bart en Los Simpson, dice en uno de los capítulos: “No es el beso, es el momento antes del beso (…) es como comerte una tarta helada y esperar todavía un poquito más a que se deshaga.”

He ahí una gran descripción de la espera, de ese momento anterior a algo, del momento de antes al momento deseado y que a veces, muchas veces, es el que más se disfruta, el momento bueno.

Ese momento de espera hasta el éxito o el fracaso hasta el cielo o la nada, ese momento en que todo podrá ser y estás ahí esperando a que sea, sólo esperando y con una sonrisa tonta esperando que pase o que no pase porque tú ya lo tienes, es ese momento, eso, lo que realmente has ganado.

Ese momento de espera antes del beso, ese Preludio del beso que canta Alicia Keys en su fantástica canción (como otras de sus grandes canciones canción corta sólo ella y su piano) en su último disco.

Y es la espera también una tortura: “it’s gonna take so long For me to get somewhere.” Esa misma espera, tan dulce a veces, tan torturante otras. La espera del amor (como en The Man I Love tantas veces citado) o del éxito, la espera del pecado, la espera de cualquier cosa que llegue, sea buena o no.

Y es sólo la espera, camino de la esperanza, “Lo encontraremos, nuestro beso” que nos dice Pedro Salinas en La Voz a ti Debida. Esperando el poeta en la esperanza de que ese beso vendrá, de que será capaz de encontrarlo después de estarlo esperando, de aguantar la dulce o tortuosa espera.

Pero sobre todo la dulce espera, la de los amantes y los pacientes, los que han visto ya su momento en su cabeza tantas veces y sólo lo esperan con una fe y una esperanza inquebrantables, su momento, sin saber que tantas veces la espera es la parte buena de las cosas, la parte que más se disfruta, porque es la que parece que no se va a acabar nunca.

P.D. Al fin apareció Manuel Rodríguez Rivero, ha vuelto a su principio, al País.

Nuestro amigo Milhouse.

3 comentarios:

EL LOBO ESTEPARIO dijo...

La espera mueve el deseo de ver cumplido algo y cuando llega y pasa (como bien dices), hemos disfrutado más esa espera que el momento en si. Que mal hecho está el ser humano. SIempre esperando y casi nunca disfrutando.

Pedro S. dijo...

Pues si. Y puede ser muy duro,quiza una vida entera esperando...¿que?
Eso es la esperanza ¿no?
Yo espero que CREATURA no se acabe nunca.

Julio Vegas dijo...

Así que ha aparecido... ¡Por fin podré dormir tranquilo!