Publicidad

miércoles, mayo 22, 2013

DOS NOVELAS EPISTOLARES ESPAÑOLAS: EL LAZARILLO Y PEPITA JIMÉNEZ

Las novelas epistolares buscan una nueva forma de narrar. La novela es un gran cajón de sastre en el que cabe todo, desde historias intercaladas entre la historia principal, a narraciones secuenciales y paralelas. Durante siglos la carta fue el medio de comunicación privado más utilizado. Un medio de comunicación que utilizaba la narración como elemento fundamental.

De ahí que desde muy pronto fuera utilizado por los narradores que querían contar una historia. Veíamos ayer el caso de las Heroidas, en las que Ovidio utiliza la forma epistolar para contar la historia de las mujeres de los héroes clásicos. Con esta misma forma surgen de una forma continuada novelas que usan la carta como medio de narración o novelas que son colecciones de cartas, o una única carta.

La novela epistolar más famosa de la literatura española es El Lazarillo de Tormes. Se compone de una única carta que el protagonista, Lázaro, envía a un importante personaje al que llama “Vuestra Merced” una carta en la que explica su vida y cómo ha llegado a convertirse en lo que es actualmente. La carta es el marco narrativo, la justificación de la narración, pero es también lo que leemos, lo que queda fijado en el texto. Curiosamente Lázaro en su prólogo hace referencia a otro escritor epistolar, Plinio.

Pepita Jiménez, de Juan Valera, es una novela epistolar en su primera parte. En ella encontramos las cartas de Luis de Vargas, futuro sacerdote a su tío el Deán de la Catedral de... a través de las cartas vamos conociendo a los personajes de la novela así como los sucesos que llevarán al cambio en la vida de Luis. En las cartas se percibe el cambio psicológico e incluso físico que se da en Luis y no sólo en él. Pese al carácter alegre y positivo de la novela, estamos ante una obra mayor, aunque no sea considerada entre las grandes de la novela española.

En muchas otras novelas otros grandes autores usan las cartas como marco narrativo o como elemento fundamental de la narración: Galdós, Diego de San Pedro, Dostoievsky, Cela, Jane Austen, Goethe o Rousseau han usado la narración epistolar en sus novelas.

(Hay muchas y buenas ediciones del Lazarillo, casi todas ellas bien trabajadas, aunque recomiendo la de Víctor García de la Concha para Austral por unos 7 euros. Lo mismo sucede con Pepita Jiménez, la de cátedra es la más completa, por 11 euros y a cargo de Leonardo Romero)





1 comentario:

Luciano Sívori dijo...

Hola!! Muy buena nota, me gustó. Me agendo tus recomendaciones. El género epistolar es muy interesante, particularmente porque nos mete mucho más en la psicología de los personajes.

Yo lo conocí primero por los cuentos policiales y de suspenso que leía en antologías y que suelen usar esta tecnica para narrar distintos puntos de vista.


Justamente yo también armé un humilde post donde reseño la novela epistolar.

Si te interesa, te invito a leerlo y comentarme qué te parece:

http://www.viajarleyendo451.blogspot.com.ar/2013/07/las-ventajas-de-ser-epistolar.html


También, si quieren pueden seguirme en:

https://www.facebook.com/sivoriluciano


Subo notas de literatura, cine, humor y cultura en general.

Muy buen blog! Saludos!!

Luciano