Publicidad

viernes, noviembre 01, 2013

DON JUAN TENORIO EN EL DÍA DE TODOS LOS SANTOS

En la noche de Todos los Santos, Don Juan Tenorio revive en los teatros de toda España, pero no sólo en los teatros, también en cementerios, iglesias y otros lugares que pretenden recrear el misterio de uno de los personajes más universales de la literatura española.

Don Juan, nacido de una primera versión atribuida a Tirso de Molina, fue recorriendo la escena española hasta llegar a Zorrilla. Después ha habido muchas más versiones, parodias y recreaciones del personaje, pero la de Zorrilla, con sus versos musicales e infinitamente repetidos, se ha quedado en la memoria colectiva como la buena.

Estos días se representa por casi todas partes: Castellón, Alcoy, Lorca, Toledo, Oviedo, Gijón, San Sebastián de los Reyes, Valladolid, Almagro, Elche, Zamora, Madrid, Mahón, Sevilla, San Fernando, Ávila o Alcalá de Henares son algunas de las ciudades que acogen la representación de las aventuras y amores de Don Juan Tenorio.

El hecho de que el último acto de la obra se desarrolle en un cementerio ha promovido que en algunos camposantos se celebren visitadas guiadas que terminan con la representación de ese último acto en el que Don Juan acepta por fin su condición de hombre y es redimido por el amor, la mayor fuerza humana posible.

Mientras, la obra de Zorrilla se muestra viva y presente por todas partes. El hombre que no conoce las barreras morales ni éticas, que mata, seduce y traiciona, que renuncia a la religión, a la moral y la humanidad y que pese a todo consigue triunfar hasta que da con Doña Inés de Ulloa, sigue siendo un mito de la literatura que ha sido exportado y versionado por todas partes.

Sus palabras están en la memoria y en los labios de muchos, que se saben tiradas de versos completas de la obra. Sus actos contra la moral, la religión y la humanidad y su reconversión quedan como gran aventura literaria y moral a través del bien y del mal, a través del amor y la vida, para salvar el alma de un hombre gracias al gran don de los hombres, el amor.



2 comentarios:

Félix Chacón dijo...

Una pena que la versión más conocida del don Juan sea la más mala. Uno de los finales más estúpidos de la historia del teatro.

Rubén Bravo dijo...

La de Tirso es mucho mejor, pero mucho menos representada, incompresiblemente.