Publicidad

sábado, diciembre 13, 2008

EL PODER DE LAS PALABRAS.

Nunca nadie piensa que vaya a encontrarse con una tragedia entre las manos, pero sucede, pero pasa y aunque nadie lo piense, ni crea que va a ocurrir sucede y no hay remedio y hay que aceptar lo que pasa lo más rápido y mejor posible, para salir del dolor, del aprieto o del riesgo lo antes posible.
Nunca nadie piensa que las teorías sean ciertas, pero el día en que en Australia aquel terremoto acabó con la vida de miles de personas, animales, casas y millones en pérdidas, el hombre se dio cuenta de que tal vez o seguramente aquella teoría era cierta.
Nunca nadie piensa que una palabra pronunciada en uno u otro tono pueda ser tan importante, que pueda generar ese terremoto en Australia, o una lluvia de mariposas en Laos. Pero siempre hay hombres que creen en lo remoto. Y hubo alguien le explicó que su palabra, dicha sin importancia, provocó en el mundo miles de reacciones.
Era la teoría universal del caos. O el poder de las palabras.

Terremoto, causado, quién sabe, por una palabra.

1 comentario:

CRISTINA dijo...

a veces las palabras simplemente tienen el poder que uno quiera darle.
aqui de momento, aun no se ha generado ningun terremoto