Publicidad

domingo, noviembre 30, 2008

HAGÁMOSLO POSIBLE

Y Danny le dijo a Jordan: “Me he divorciado dos veces, soy un ex adicto a la cocaína, no soy lo que ninguna mujer podría soñar como marido… o como padre… pero me he enamorado de ti y si no te parece bien puedes empezar a correr porque te perseguiré. Ahora puedes seguir comiéndote ese shandwich”
El espectador que lo veía, que veía como Jordan se quedaba sin poder tragar ni masticar y como Danny con su fingida fuerza abandonaba la sala, pensó: “Hagámoslo posible”
Y se embarcó en la acción de declararse por todo lo alto, de hacer real una de esas historias de la ficción, de crear en la realidad una historia así de perfecta. Lo que no pensó es que no tenía a nadie a quién declararse, pero eso, se dijo, siempre es lo de menos.

Danny Tripp y Jordan McDeere