Publicidad

viernes, septiembre 17, 2010

¿AMOR?

Yo lo que quiero decir es que qué tiene que ver eso con el amor. Ponerse un traje que ha costado, ¿cuánto? ¿El sueldo de un mes? Y ponerte joyas y pinturas y ¿qué más? Aprenderte un guión. Ir a un lugar al que no vas nunca, y sin tu chica, que llega luego con un traje que ha costado, ¿cuánto? ¿El sueldo de cuatro meses? Y con muchas joyas y cosas raras. De tal manera que no parece ella.

Porque tú la conociste un día cualquiera. Y estaba guapa y te fijaste en ella y tuviste suerte y le empezaste a hablar y le hiciste gracia. Y varios meses después la has visto en todas las formas posibles y sabes lo que hay detrás de toda esa pintura. Y hasta que se plancha el pelo, porque su pelo no es ese. Te sabes todos sus trucos, hasta ese que hace que sus tetas crezcan. O mejor dicho, ese truco que hace que cuando le quitas el sujetador te sientas estafado. Aquí falta algo.

Y toda ese gente que te rodea. Gente que no te importa. A la que invitas a comer y a la que nunca más querrás invitar a comer. Ni que te invite. De hecho quisieras que desapareciera. Y el coche ese de lujo. Y los gritos de tus amigos, que eso te importa menos, si no incluyeran a tus familiares.

Total, que eso no tiene nada que ver con el amor, ni con tu chica, a la que quieres de todas formas, pero como te quieres casar así, pues ahora te jodes. Y yo voy, vale, pero en cuanto pueda me escabullo. Y porque no me he podido escabullir antes.


Tristeza de amor, un juego cruel

1 comentario:

BanhezaLein dijo...

Por fin alguien que entiende que una boda no es imprescindible cuando de AMOR se trata.
Gracias.