Publicidad

sábado, julio 31, 2010

UN MENSAJE NUEVO

El mensaje te había hecho sonreír. Pero no era el mensaje que querías. O no de quien lo querías. Sin embargo era un buen mensaje. El mensaje que tú querías escribir. El que tenías que escribir y no sabías cómo. Y te había llegado a tu teléfono. Intentaste contestarlo. Pero no fuiste capaz, no se te ocurría nada que dijera lo que querías decir y que además correspondiera a ese mensaje.

Se te ocurrió una idea. Pero la desechaste. Abriste el mensaje otra vez. Lo volviste a leer. Era muy bueno. Lo copiaste. Y lo reenviaste. A él. Al hombre del que sí querías recibir aquellos mensajes.


1 comentario:

Rosalía R. dijo...

Lo leo casi de pasada pero me detengo y termino sonriendo porque acaba de traspasar la ficción. Muy bueno.